Jornada pírrica

En este fin de semana, que ya termina, hemos podido disfrutar del gran hockey que nos han brindado nuestros jugadores, y es que a pesar de los resultados o de las actitudes en el terreno de juego: “Lo importante es participar”, tal y como diría mi madre. Pero a mí me gustaría hacer un inciso y resaltar la importancia del disfrutar, si se sale al campo sin ganas, jamás se podrá disfrutar de un deporte tan maravilloso y precioso como es el hockey.

Desde la ‘Antigüedad Clásica’ llevamos usando la expresión ‘victoria pírrica’, para hacer referencia una victoria que se ha logrado a un alto precio y que en ocasiones no siempre merece la pena. Todo tiene su origen en las campañas militares que realizó Pirro, rey de Épiro (318-272 a.C.), por Grecia e Italia. Durante las mismas venció en muchas batallas, pero acabó perdiendo un gran número de soldados y por eso perdió sus guerras. Trasladándolo ahora a nuestro terreno, hay que decir que este fin de semana hemos disputado algunos partidos en los que el resultado ha sido muy ajustado, en ocasiones demasiado, pero siempre peleado hasta el final.

Todo comenzó ayer sábado en Oberena con el partido de nuestros benjamines, quienes en un magnífico encuentro se impusieron con claridad por cero goles a nueve. Seguido a ello jugaron nuestros infantiles, que perdieron por tres goles a dos en un partido muy disputado que para nada se merecieron perder. Y para culminar la mañana jugaron también nuestros juveniles que, emulando la hazaña de David, lograron derrotar a un muy poderoso Goliat, y es que vencieron por un gol a dos a un rival superior con ambos tantos de Rubén Muñoz en un gran partido de todos los jugadores y sobre todo el portero, Mikel Goikoetxea.

Ayer por la tarde también jugó en Soria contra el Laguna Negra de la Liga Norte femenina, el Denok Bat, equipo navarro en el que compiten cuatro de nuestras jugadoras y que ayer vencieron por dos goles a cuatro con dos tantos de Alaia Pascual.

Y esta mañana en la pista manguiverde nuestros júnior han perdido por once goles a dos frente a Oberena en un partido en el que Lagunak peleó hasta el final. Nuestros goles han sido de Rubén Muñoz y Cristian Jiménez. Y seguido a ello también han jugado nuestros alevines, quienes han empatado a dos contra Oberena en un más que interesante encuentro que se ha resuelto en los últimos minutos del encuentro resaltando el gol del empate para los nuestros a falta de 30 segundos de que el árbitro pitase el final.

Pero ayer por la tarde también jugaron nuestros sénior en el ‘Patinódromo de Lagunak’ frente al Mundaiz donsotiarra ante un puñado de valientes en la grada que resistieron las frías temperaturas, la nieve, el gélido viento… Helena nos dejó una gran tarde ayer. Así que a 1Cº de temperatura, pero con una sensación térmica de -8 Cº (AccuWeather), Óliver de Esteban dio comienzo a un encuentro en el que literalmente, ninguno de ambos equipos se jugaba nada.

A los pocos minutos Mundaiz se adelantó después de un rebote en uno de los patines de los nuestros, pero Asier Zabalegui empató el encuentro casi al instante en una gran jugada de ataque de los nuestros. En el primer tiempo, a decir verdad, no pasó ninguna cosa más reseñable, ambos equipos dominaban la pelota por igual, pero sin ofrecer ningún tipo de peligro en el área contraria. Los nuestros no acababan de conectar en ataque y los donostiarras nos chutaron mucho, pero la mayor parte de los tiros se fueron por encima de la portería.

Tras el descanso ambos equipos volvieron a salir al gélido viento y tras las charlas de los respectivos entrenadores, ambos equipos volvieron a jugar, y es que a los pocos segundos Mundaiz se volvió a adelantar, pero los nuestros ni por un instante bajaron los brazos y trataron de llegar a la portería rival por todos los medios disponibles. A 10 minutos de que acabara el encuentro, el partido se puso más que entretenido, a uno hasta casi se le olvidaba el frío… casi, pero la verdad es que el partido se volvió loco con el gol de Lander Tellechea. A partir de este momento ambos equipos trataron de marcar el tanto que les diera la victoria, y es que Lagunak hasta dispuso de una falta directa que no se pudo materializar. Pero llegaría Asier Zabalegui de nuevo para adelantarnos en el marcador por primera vez en el partido. Las cosas iban bastante bien, de hecho de nuevo Lander tuvo una oportunidad para hacer el cuarto tras una jugada de infarto, pero si éxito finalmente. Pero no todo puede salirnos bien, y es que después de una falta bastante polémica que el árbitro pitó al borde de nuestra área a falta de seis segundos para el final, la tensión se podía hasta abrazar. Y es que Mundaiz consiguió el empate y el árbitro pitó el final del encuentro. Empate a tres en Barañáin.

Hay que resaltar el gran partido que se marcó nuestro veterano portero, Joseba Senosiain, quien además de de parar una falta directa y de hacer grandes paradas, dirigió y apoyó al equipo en todo momento. A pesar de no haber sido nuestro mejor partido, la capacidad de remontar un partido en dichas condiciones climatológicas, es algo importante. El no bajar los brazos por mucho que no nos juguemos nada es importante para la moral del equipo y el devenir del club.

De esta forma finalizamos la primera fase de la Liga Norte sextos en un grupo de ocho equipos. Ha sido un grupo con tres equipos muy superiores, pero con otros cinco muy igualados en todos los sentidos. Así que una vez acabada esta fase comenzamos la segunda, en la que competiremos contra: el Mundaiz donostiarra, el Alcañíz aragonés, el Jolaseta B getxotarra, el Laguna Negra soriano, el Tenis de Santander y el Aurrera vitoriano; los últimos cuatro equipos de cada grupo, excepto el Laredo, que ha abandonado la competición. En el otro grupo están los cuatro primeros equipos de ambos grupos, así que más o menos, la cosa ahora está nivelada y se pueden hacer cosas varias importantes. Somos libres de soñar.

Nuestro primer partido será el próximo 16 de febrero en tierras aragonesas. Ahora solo queda centrarnos en esta nueva fase, dar lo mejor de cada uno de nosotros, competir y sobre todo disfrutar. Aunque la victoria sea costosa y tarde en llegar, siempre ha de ser peleada hasta el final.

Anuncios

Lo que de verdad importa

Frenético fin de semana el que hemos vivido en Lagunak. Y es que cada vez que los nuestros saltan al campo, sea de la categoría que sea, se lo dejan todo, tal y como siempre debe ser. La evolución de algunos jugadores es muy notable, pero sobre todo, lo que más se nota sin lugar a dudas es el cambio total en los equipos, nada que ver con lo visto en septiembre. La actitud es algo que nos diferencia.

Todo comenzó ayer por la tarde con el partido de los prebenjamines contra la Rochapea, y es que los nuestros vencieron en dos de las partes del partido y los visitantes en una, siendo el partido para los barañaintarras, terceros en liga. Seguido a ello jugaron los benjamines contra el Tudela, y en un increíble partido, los nuestros derrotaron a los de la Ribera por once goles a uno y se colocan líderes empatados con la Rochapea A. Por último, pero no menos importante, jugaron nuestros alevines, que en un muy emocionante partido vencieron a los del sur de la comunidad por cinco goles a uno, manteniéndose segundos del campeonato.

Mientras tanto, ya algo caída la tarde de ayer en Pamplona, nuestros sénior cayeron derrotados ante los líderes del grupo B de la OK Bronce Liga Norte, el Iruña Hockey. Los locales fueron bastante superiores, pero Lagunak a pesar de ello siguió peleando hasta el final tratando de hacer daño al poderoso Goliat. “No importa ganar, solo luchar”, dijo Jordi Gómez antes del partido.

Arkaitz Latorre dio comienzo al partido y ya desde el primer segundo, los locales comenzaron a presionarnos en toda la pista, algo que se nos atraganta bastante y que debemos mejorar. Y es que Iruña no nos dejaba sacar la pelota de nuestro campo haciendo que perdiéramos la posesión rápidamente, dos de los goles de los locales en la primera parte ocurrieron de esta forma. También provocamos tres penales en los primeros 25 minutos, algunos más polémicos que otros, entrando en nuestra portería dos de ellos.

Tras el descanso los nuestros salieron con las pilas cargadas y trataron de corregir los fallos del primer tiempo, pero a los 5 minutos del arranque, los locales aprovecharon dos errores defensivos y anotaron rápidamente otros dos goles. Los locales aprovecharon el momento y marcaron tres goles en los próximos diez minutos. Y nosotros tuvimos la oportunidad de marcar dos goles desde el punto de penalty, pero en ambas ocasiones no estuvimos acertados. No obstante, a falta de unos segundos del pitido final, Aritz Armendáriz cazó una gran pelota y consiguió anotar. Este es el premio al esfuerzo de todo un partido, porque todo esfuerzo da sus frutos. Finalmente todo concluyó con un resultado final de nueve goles a uno para los locales.

Joseba Senosiain debutó en nuestra portería en la segunda parte y sobre todo, hay que resaltar el gran partido de nuestro juvenil Rubén Múñoz.

Iruña dominó el esférico en todo momento y fueron muy superiores, pero los nuestros no cejaron en su empeño de dejar un buen sabor de boca. La actitud del equipo fue intachable en todo momento, los nuestros, a pesar del resultado, lo dejaron todo en la pista. La diferencia con el partido de ida es bastante importante, sobre todo la actitud de nuestros jugadores. No es nada fácil pelear hasta el final cuando sabes que no hay ningún tipo de posibilidad de vencer. Eso es lo que hace un equipo.

El próximo partido será el sábado que viene día 2 en casa contra el Mundaiz guipuzcoano a las 19:00, el último partido de liga. Ahora mismo estamos sextos en el campeonato, pero si conseguimos vencer nos pondríamos quintos. En caso de empate sextos, y si perdemos y el Jolaseta B vence contra el Santutxu vizcaíno, caeríamos a la séptima posición. Muchas suposiciones, pero sin lugar a dudas, hagamos lo que hagamos esta liga nos ha hecho evolucionar y crear un magnífico equipo. Veni vidi vici.

Se va notando el cambio

Increíble fin de semana el que hemos vivido en Lagunak. Hemos podido vivir todas y cada una de las emociones posibles, desde la felicidad y la alegría más absolutas, hasta la presión y el enfado más tristes. Desde luego a nadie ha podido dejar indiferente cualquiera de los partidos que nuestros equipos han jugado este sábado.

La jornada comenzaba de esta forma ayer sábado 19 de enero por la mañana, cuando nuestros infantiles vencieron en Cizur Menor a la Ikastola San Fermín por un gol a nueve, los nuestros disputaron un gran partido. Tras ello jugó nuestro equipo alevín, el cual remontó un partido que perdía por dos goles, marcando cuatro. Y por último jugaron nuestros benjamines que perdieron en cambio por siete goles a dos.

El Denok Bat, el equipo de la Liga Norte femenina en el que juegan de varias de nuestras jugadoras, no pudo disputar su encuentro frente al Iruña por una baja por enfermedad de última hora de una de las jugadoras de este equipo. Por lo que se organizó un rápido amistoso contra nuestro equipo infantil ayer por la tarde en Lagunak, el cual acabó con una disputada victoria para nuestros infantiles.

El colofón llegó ayer por la tarde a Lagunak con el partido de la jornada, el derbi pamplonés contra Oberena de Liga Norte. Un partidazo en toda regla que después de mucha tensión y polémica acabó con un resultado de un gol a tres para los visitantes.

En una característica tarde pamplonesa de enero pasada por agua y con mucho frío, el árbitro del partido, Íñigo Maestro, tras el característico saludo entre ambos equipos, dio comienzo al partido. Fue sin lugar a dudas un encuentro muy igualado de principio a fin en el que ninguno de de los dos equipos se mereció perder. Fue un partido muy entretenido. Lleno de hockey.

Ante los cambios en el juego y en la plantilla, el equipo de Jordi Gómez salió desde el primer momento a por el partido, a intentar dar la sorpresa ante un rival algo superior, y después de una gran jugada de ataque, a los 7 minutos Julen Torrens remató en el segundo palo un pase medido adelantándonos en el marcador. El encuentro siguió la línea de la igualdad, sin que ninguno de los dos equipos destacara demasiado por encima del otro. Y aunque Oberena siempre llevó el peso del partido, Lagunak tuvo algunas de las ocasiones más claras del encuentro.

En una jugada cargada de controversia a los 17 minutos de la primera parte, el jugador de Oberena, Mikel Gradín, tropezó con el palo de nuestro de portero, Asier Legaz, por lo que Maestro le mostró la tarjeta azul ante el enfado de los jugadores amarillos en pista. Mikel Goikoetxea, el portero juvenil suplente, tuvo que salir a pista para detener el penalty, y con el apoyo de la grada lo consiguió tras una gran intervención. Pero al cabo de dos minutos, justo cuando ya se disponía a entrar nuestro cuarto jugador a pista, Javier Elso devolvía el empate al marcador después de un disparo desde fuera del área. Llegamos al descanso con el empate en el marcador y con grandes sensaciones en ataque y en defensa.

Tras el parón, ambos equipos volvieron a salir a pista intentando sin éxito adelantarse en el marcador, y es que hubo de todo, desde la tensión de un derbi hasta los postes y jugadas imposibles. De hecho, en alguna que otra de esas jugadas, el partido se calentó en demasía en tan fría tarde pamplonica, mientras que, eso sí, ambos equipos se cargaban de faltas. Pero todo cambió cuando restaban siete minutos para el pitido final, Jon Pinillos marcó el segundo tanto para los visitantes. La tensión iba en aumento.

Lagunak reaccionó tras el gol y tras una gran jugada de ataque Xabier Ancín provocó un penalty que nuestro capitán no pudo materializar después de golpear en el larguero. Pero los nuestros no bajaron los brazos y siguieron buscando el gol del empate. En el último minuto Javier Elso volvió a marcar para los visitantes poniendo el uno a tres definitivo.

La grada apretó hasta el final apoyando al equipo en todo momento y deseando ese gol que al final no llegó por mucho que se intentó. Este partido nada tiene que ver con el jugado en la primera vuelta o con el partido de la semana pasada frente al Santutxu vizcaíno, el cambio se nota y se deja notar. Lagunak se está convirtiendo en una pista complicada para los grandes equipos de la competición, y es que hay que sufrir para marcar cada gol y sacar algo de petróleo de Barañáin. Tal y como se dice en Navarra.com, el próximo fin de semana vuelve el deporte a Lagunak con más hockey, el próximo encuentro de Liga Norte será en la Rochapea frente al Iruña.

Vuelta al trabajo

El hockey ha regresado a Lagunak en este nuevo año acompañando a la odiada ‘cuesta de enero’. Toca regresar al trabajo, colegio, instituto… y también al deporte y las aficiones de cada uno, en nuestro caso al hockey.

Y hemos empezado fuerte con dos partidos este domingo, uno de categoría benjamín y el otro de Liga Norte. Nuestros benjamines han disputado el encuentro aplazado de la primera jornada frente a la Rochapea A, que en un increíble partido han vencido por un gol a cuatro.

Nuestros sénior se han desplazado esta mañana a la capital vizcaína para jugar el partido de la undécima jornada de liga contra el Santutxu. Nuestros jugadores han tenido que esperar durante cerca de hora y media a que llegase un árbitro al polideportivo Txurdinaga después de que la hora del encuentro se atrasase hace ya unas semanas. El partido estaba fijado para que diera comienzo a las 11:30, pero debido a un problema dentro de la Federación Vasca de Patinaje, ningún árbitro se ha presentado. De esta forma el encuentro se ha iniciado a las 13:00 con el arbitraje de Diego Rodrigo del Campillo.

Los dirigidos por Jordi Gómez han disputado un encuentro muy reñido, pero que ha finalizado con un resultado de nueve goles a dos para los locales bilbaínos. El partido comenzó de una forma muy pareja entre ambos equipos, pero el Santutxu se adelantó a los cinco minutos de penalty. A pesar de ello, la igualdad formó parte del encuentro, sobre todo durante la primera mitad, no fue hasta que quedaban ocho minutos cuando el marcador volvió a moverse, y es que hasta que se pitó el descanso se marcaron hasta cinco goles, cuatro del Santutxu y uno para nuestra cuenta, marcado por David Elizalde.

Al regreso del descanso, el Santutxu volvió a adelantarse a los cuatro segundos de que el árbitro diera comienzo a la segunda mitad, y cinco minutos más tarde otra vez. No obstante, los nuestros no bajaron los brazos y siguieron peleando, una de nuestras señas de identidad, y es que Asier Zabalegui anotó cuando restaban 7 minutos. Pero los vizcaínos volvieron a marcar hasta en dos ocasiones más antes de que sonase el pitido final. Este ha sido el debut de uno más de nuestros jugadores, Julen Torrens.

A pesar del resultado, los nuestros saben cuáles han sido los errores cometidos y próximamente se resolverán. No ha sido nuestro mejor partido, pero aún queda mucha temporada, y nuestras ganas e ilusión todavía siguen intactas. El fin de semana que viene más y mejor.

Suma y sigue

Un fin de semana marcado por el hockey, eso es lo que hemos vivido estos días en la capital navarra. Nuestros equipos han jugado grandes partidos con unos resultados muy amplios.

Nuestros prebenjamines han perdido contra Oberena por seis a cero, pero en cambio los benjamines han vencido hoy domingo a la Rochapea por un increíble resultado de tres goles a catorce, algo digno de admirar.

Esta mañana de domingo también han jugado nuestros júnior, que en cambio han perdido por ocho goles a uno contra la Rochapea. Y es que los locales, a pesar de no cuajar un gran partido, solventaron el encuentro gracias a ciertos despistes defensivos globales de los nuestros. Aunque en ataque, los visitantes dispusieron de muchas oportunidades, Cristián Jiménez marcó un auténtico golazo desde la frontal del área. Y Mikel Goikoetxea cuajó un gran partido con grandes intervenciones entre los tres palos. A pesar de todo fue un muy interesante partido.

Hoy por la mañana también han jugado algunas de nuestras jugadoras en el equipo femenino sacado entre la Ikastola San Fermín, Oberena y Lagunak, el Denok Bat de la Liga Norte femenina. Se han enfrentado en la pista manguiverde al Laguna Negra, al que han vencido por diez goles a cero en un increíble partido. La capitana Alaia Pascual ha marcado tres de los goles y la portera Leyre Martínez ha mantenido su puerta completamente a cero.

Y ayer a media tarde tuvo lugar el plato fuerte del equipo de Barañáin. En una tarde pasada por agua, nuestro equipo sénior venció con contundencia por catorce goles a uno al Laredo cántabro. Después de una serie de bajas entre los habituales del equipo, algunos de ultimísima hora, Jordi Gómez dispuso de un equipo, a pesar de todo, muy competitivo. Mikel Goikoetxea disputó todo el partido ante la baja de Asier Legaz y Diego Hernández debutó en Liga Norte.

El partido comenzó rápido y seguro, con un Laredo volcado al ataque y los nuestros apretando. Hay que decir que desde los primeros minutos del encuentro, el Laredo fue muy valiente, apretando mucho y sin cambios a efectuar; el Laredo compitió de principio a fin como un grande. El primer gol del encuentro fue de nuestro capitán, Lucas Jauregui, pero el Laredo trató de buscar el empate y apretó mucho durante los primero quince minutos estando todo muy parejo. Pero una vez las fuerzas les comenzaron a fallar a los visitantes, los nuestros comenzaron a llegar con más claridad a la portería contraria. Antes de que Oliver de Esteban pitase el descanso, Nicolás Jauregui, Daniel Giménez, David Elizalde, Lander Tellechea y Asier Zabalegui por partida doble, anotaron en la portería rival. Dejando de esta forma un marcador de siete a cero.

En la segunda parte, tras el segundo gol de Lander Tellechea, el Laredo volvió a apretar con las pilas cargadas, pero cuando se les comenzaron a agotar tras diez minutos de partido, Lander Tellechea volvió a marcar por partida doble. Daniel Giménez y Lucas Jauregui también anotaron a falta de cinco minutos para el final y Enrique Bayo también cuando tan solo quedaban tres. Pero en un fallo del equipo tras la relajación en el marcador, Alberto Méndez marcó el gol del honor para el Laredo. A falta de apenas dos minutos para el final, Lander Tellechea marcó su quinto gol en el partido, finalizando el encuentro con un resultado de catorce a uno. Todos los jugadores del conjunto navarro marcaron al menos un gol, excepto el debutante Diego Hernández,. También hay que decir que en la portería, Mikel Goikoetxea firmó un gran partido con buenas intervenciones.

El Laredo compitió muy bien durante todo el partido, habiendo una buena relación entre los jugadores de ambos equipos, y es que en los parones del juego hasta se hacían bromas. El deporte sirve para crear buen rollo y que todo el mundo esté a gusto en el campo, sea cual sea el resultado y obviando cualquier tipo de diferencias, todos somos iguales, gane quien gane.

Tras conseguir esta victoria, los nuestros se sitúan cuartos del grupo con 13 puntos. El siguiente partido de los sénior será ya en 2019, concretamente el 13 de enero en la pista del Santutxu vizcaíno. Pero la semana que viene aún hay partidos en las categorías navarras, nuestros benjamines jugarán en casa el domingo 23 a las 12 contra el Rochapea A, nuestros alevines jugarán también el 23 a las 10 en la Rochapea, los infantiles a las 11 y los juveniles a las 12.

¡Desde aquí un servidor os desea una feliz navidad y un próspero año nuevo!

El triunfo no está en vencer siempre

En una jornada sin partidos en las competiciones navarras, nuestros sénior han disputado hoy sábado un partido en Barakaldo. El partido correspondiente a la novena jornada de Liga Norte contra el Gurutzeta vizcaíno ha concluido con una derrota de los nuestros por siete goles a dos.

Después de una serie de movidas por la fecha del partido y la convocatoria, no os asustéis, que no ha pasado nada, tan solo una falta de personal en el puente foral; al final el partido se ha podido jugar sin más incidentes que el tiempo vizcaíno.

Ha sido un partido intenso de principio a fin en el que, al igual que sucediera en la ida, el Gurutzeta ha sabido aprovechar nuestros errores defensivos. Intensidad, esa es la definición de este encuentro, ambos equipos han cometido muchas faltas, y el árbitro del partido, Javier Amézaga, ha mostrado hasta tres tarjetas azules, alguna más polémica que otra.

Nos ha costado mucho adaptarnos al juego de los vizcaínos durante los primeros minutos del partido,y es que los de Cruces han sabido aprovecharse de nuestros errores defensivos anotando dos goles rápidamente. Y antes de que acabara la primera parte, han vuelto a marcar otros dos goles, mientras que a nosotros en ataque nos costaba conectar y hacer nuestro juego. Pero parecía que las cosas podían dar un vuelco tras cambiar el juego, gracias a lo que Pablo Idoate y Xabier Ancín han marcado para acortar distancias en el marcador.

Después del descanso, los nuestros siguieron haciendo lo mismo que al fin al de la anterior parte, pero sin premio alguno. Pero Gurutzeta acabó con toda esperanza marcando un auténtico ‘señor gol’ a falta de 15 minutos del final, lo que casi ha acabado por sentenciar el partido. Y es que los de Barakaldo antes de que acabara el encuentro han anotado hasta dos goles más, acabando todo con un resultado de siete goles a dos para los locales. A pesar del resultado, los nuestros han dado una buena imagen, poco tiene que ver con el partido jugado en Barañáin hace dos meses.

El fin de semana que viene ninguno de todos nuestros equipos juega partido alguno, ya que tanto el jueves como el sábado son fiestas nacionales. El sábado 15 jugamos en categoría sénior en casa contra el Laredo cántabro, contra el que ya vencimos en la ida.

No puedo estar más de acuerdo con nuestro Iñigo Pascual: “Unas veces se gana… y otras se aprende”.

Partido a partido

Nunca mejor dicho. Diego Pablo Simeone lo tuvo muy claro en su día diciendo esto y tiene mucha razón, hay que centrarse en el próximo partido e ir poco a poco sin ponerse grandes objetivos. Hay que ir partido a partido siguiendo la filosofía cholista.

Un gran fin de semana para nuestros jugadores. Hemos tenido partidos en casi todas las categorías en las que participamos y encima en nuestra casa, Lagunak.

La súperjornada del sábado en el patinódromo de Lagunak comenzaba con un partidazo de la categoría júnior, el debut de los nuestros en esta liga de 3 equipos. Lagunak cayó derrotado por un uno a siete frente a Oberena, un partido que fue claramente para los visitantes con algunos destellos de calidad de los nuestros. El gol lo marcó Iraitz Iriarte.

Seguido a este partido jugaron nuestros alevines que, en un auténtico partidazo vencieron a un aguerrido Oberena, un partido que acabó con un resultado de dos a uno para los nuestros, un partido con poco gol para tanto hockey. Después de este encuentro jugaron nuestros benjamines, que en otro partidazo vencieron a Oberena por cuatro a cero en un gran partido de los de Lander Telletxea. Era sin lugar a dudas la mañana de los partidazos.

Pero la tarde también estuvo marcada por otros grandes encuentros. Empezaron los infantiles, que en un peleado enfrentamiento no pudieron vencer a un completo Oberena y perdieron por cero a cinco. Nuestros juveniles en su debut jugaron valerosamente, pero con el mismo resultado que los infantiles, no pudieron sobrepasar a los jugadores de Oberena.

Pero el plato fuerte todavía no había salido de cocinas, nuestros sénior jugaban a las siete de la tarde y Lagunak estaba preparado para ello a pesar del frío pamplonica. Tras vencer la semana pasada en San Sebastián, esta jornada empezábamos la segunda vuelta, ¡y vaya forma de empezar! Victoria de los nuestros frente al Jolaseta B, aunque hay que decirlo todo, ellos estaban muy justos de personal y nosotros con muchas ganas de darle una alegría a la afición, porque las victorias sufridas saben doblemente a gloria.

Tras nuestro empate en Neguri a principios de octubre, esta vez eran los getxotarras los que nos visitaban y la verdad es que empezaron muy fuertes, mientras que nosotros no empezamos con demasiadas ganas. Contra Mundaiz salimos mucho más despiertos y eso se vio en los primeros minutos, pero contra Jolaseta, al salir tan fríos, nos encontramos a los 2 minutos con un gol ya en contra. El gol nos activó y Xabier Ancín marcó el empate tras una gran jugada al de 10 minutos. Jolaseta se volvió adelantar, pero Josu Sarriguren marcó de penalty para devolver el equilibrio al marcador. Una primera parte marcada por el equilibrio entre ambos equipos sin un dominador claro, pero eso sí, nosotros no llegábamos a estar cómodos en la pista.

Tras la reanudación, nos volvió a costar mucho volver a meternos en el partido y Jaime Zavala marcó su segundo gol en el partido, volvíamos a renquear otra vez, 2 a 3 a falta de 15 minutos, pero había tiempo de sobra. Aprovechándonos de que solo tenían un cambio y nuestra pista es muy ancha, los de Jordi Gómez metieron una marcha más y gracias a un gran gol de Pablo Idoate, el empate regresó al marcador. Y tres minutos más tarde, Josu Sarriguren marcó su segundo gol para ponernos por delante en el marcador a falta de 8 minutos. Ahora tocaba sufrir y tal y como sucedió en Mundaiz, había que cerrarse atrás y no conceder nada, estos 3 puntos eran vitales para nosotros. Y así lo hicimos, defender y defender cuando más falta hacía. Conseguimos impedir que los vizcaínos llegasen a nuestra portería e incluso llegamos a tener un penalty a favor, pero que no conseguimos materializar. El resultado finalmente terminó con un 4-3 para alegría de los nuestros.

Primera victoria en casa de la temporada que agradece nuestra afición. Iniciamos de esta forma una racha de dos partidos consecutivos venciendo. No está nada mal. Mientras que cada vez conseguimos mantener más esas ayudas defensivas y ese cerrojo atrás, en ataque cada vez salen más cosas, eso es lo importante y lo que hay que seguir trabajando para que, de esta forma nos podamos plantar con garantías ante cualquier equipo. Pero eso sí, no hay que relajarse en ningún momento, que esto pinta muy bien y no hay que fastidiarla. No hay que vender la piel del oso antes de cazarlo.

La semana que viene no hay jornada por el puente foral en las competiciones navarras, pero siendo la Liga Norte una competición interautonómica, el sábado que viene los nuestros viajan a Barakaldo para jugar contra el Gurutzeta, contra quien perdimos en casa por bastante más de lo que se vio en el campo. Pero eso sí, ahora estamos en racha y un equipo con la moral alta es muy peligroso, más aún después de todo lo que este equipo ha mejorado desde octubre. A ver qué pasa el sábado. Partido a partido.

El mejor ataque es una buena defensa

Después de una jornada muy completa de nuestros más pequeños con todos los resultados posibles, el colofón llegó en la tarde del sábado con la victoria de nuestros sénior en San Sebastián.

Todo comenzó con el empate el viernes por la tarde de nuestros prebenjamines por 3-3 contra la Rochapea. Esta categoría tiene de especial que nuestro equipo es mixto, es decir, que este equipo está formado por jugadores tanto de Lagunak como de la Ikastola San Fermín. Este acuerdo de sacar un equipo doble ya comienza a dar sus frutos. El sábado por la mañana nuestros benjamines perdieron en Tudela por 3 goles a 2 y los alevines vencieron en esa ciudad navarra por 3 goles a 5. Todo va sobre ruedas.

Pero el atracón de la jornada iba a llegar esa misma tarde, nuestro equipo sénior viajó a San Sebastián el sábado al mediodía con la esperanza de jugar un buen partido y poder sacar algo. Fuimos buscando oro y volvimos encontrando petróleo.

Jordi Gómez alineó un gran equipo que desde el primer momento le puso las cosas muy difíciles al Mundáiz, un equipo que habiendo ganado 2 partidos y empatado otro también necesitaba los 3 puntos para seguir ascendiendo posiciones. Fue de principio a fin un partido muy bonito en el que hubo ocasiones para todos los bandos. Y es que Mundáiz atacaba mucho, pero los nuestros se defendían como si les fuera la vida en ello, ante este ‘muro de escudos viquingo’, los locales tan solo pudieron disparar a portería desde la lejanía, haciendo Asier Legaz grandes paradas.

En una de esas jugadas la pelota rebotó en uno de los nuestros y acabó entrando en nuestra portería, pero a los locales la alegría les iba a durar poco. Hacia la mitad de la primera parte, Óliver de Esteban pitó un penal a nuestro favor que Nicolás Jauregui materializaría, el primero de unos cuantos. Cuando quedaban 7 minutos para ir al descanso, Nico volvió a marcar, nos poníamos por delante en el marcador.

Llegamos al descanso yendo por delante y eso se notaba entre los nuestros, había tensión sí, pero estábamos disfrutando, al fin las cosas estaban saliendo. Todo lo que habíamos estado practicando durante estos meses, finalmente estaba dando sus frutos.

Durante el segundo tiempo las cosas fueron igual, nos defendíamos muy bien mientras ellos nos atacaban disparando desde lejos. En una de nuestras jugadas de ataque, Lander Telletxea marcó el tercer gol para los nuestros. De Esteban le enseñó la tarjeta azul a Daniel Giménez y nos pitó un penal en contra que los locales fallaron, pero a falta de 8 minutos Mundáiz marcó su segundo gol. El entrenador de Lagunak, Jordi Gómez dijo: “Nos presionaban en toda la pista, pero conseguíamos salir”. Los locales estaban empeñados en hacer el gol del empate, pero finalmente después de una tarjeta azul, Nico Jauregui marcó de falta directa su tercer gol a falta de dos minutos. La tensión se hizo más que evidente, pero nuestro equipo logró imponerse y el partido finalizó con un resultado de dos goles a cuatro.

A pesar de esa tensión nuestro buen juego se vio reflejado en el resultado, eso hace valer nuestra constancia, afirma Gómez. Otro de los jugadores del partido, Pablo Idoate dijo que por fin se piensa más en defender que en atacar. Fue un partido muy serio en el que estuvimos muy atrás, pero tal y como afirma Idoate: “Nos sigue costando materializar las ocasiones arriba”. Aún hay mucho margen de mejora. Acabamos de terminar la primera vuelta, ahora mismo tenemos 7 puntos y el sábado que viene jugamos en casa contra el Jolaseta B, con quien empatamos a 3 en Neguri.

La comida empieza a calentarse y ya huele muy rico. La boca se me hace agua…

A fuego lento

Este sábado nuestros equipos han disputado varios encuentros, algunos con más fortuna que otros, nada que no se pueda solucionar con algo más de sudor. Desde los equipos de los más pequeños a los de los más mayores, el trabajar hasta el final tiene su recompensa, no es algo inmediato, pero hay que tener paciencia, como con todo en esta vida.

La jornada ha empezado para los nuestros en Barañáin, en donde los equipos benjamín, alevín e infantil han vencido en todos los encuentros a los equipos de la ikastola San Ferín. Los benjamines han vencido en un gran partido por un 5 a 2, mientras que los alevines han ganado por un resultado de 7 a 1 en un partido bastante completo, y los alevines han salido victoriosos del lance con un 7 a 4. Entre todo ello hay que destacar que Julen Lorite hoy ha marcado en los dos primeros partidos la cantidad de 5 goles. Una mañana completa que auguraba una tarde todavía mejor.

Nuestro equipo de Liga Norte se enfrentaba al Iruña en casa, acudíamos con toda la ilusión del mundo de dar un golpe encima de la mesa en el primer “derbi” de la temporada en casa. No todo ha salido como podría haber cabido esperar.

En una fría tarde otoñal pasada por agua, Lagunak e Iruña se enfrentaban por primera vez en categoría sénior de forma oficial después de muchos años de ausencia de este auténtico partidazo. Oliver de Esteban dio comienzo al partido ante unas gradas bastante llenas de gente, que a pesar del frío y la lluvia no han querido perderse. Iruña comenzó atacando seriamente, pero Lagunak cerraba sus intentos de conexión y trataba de salir a la contra. Al final de la primera parte, Iruña había marcado 3 goles después de que nosotros fallásemos de todo, hasta un penalty, la fortuna no volvió a sonreírnos de cara a portería, el portero y los palos hicieron que nos fuéramos de vacío al descanso. Pero eso sí, los primeros 25 minutos han estado muy competidos, se puede decir, y lo digo, que había un cierto equilibrio entre ambos equipos, pero la tormenta estaba por llegar.

Durante el descanso debido a la fuerte lluvia y a las condiciones de la pista, Iñigo Pascual tuvo que secar algunas partes del campo. Nada más empezar los siguientes 25 minutos, incitados por la igualdad de la primera parte, Iruña salió a destrozarlo todo a su paso, en el primer minuto de la segunda parte marcaron el cuarto y en los siguientes diez minutos 4 más. Recibir un golpe así no es nada fácil, pero los nuestros lo siguieron intentando, volvimos a fallar otro penalty, pero robábamos y salíamos a toda pastilla hacia su meta para hacerles el mismo daño que nos estaban ellos haciendo a nosotros, pero no salió como se esperaba. Al concluir la segunda mitad el resultado era de cero goles a once.

Iruña ha ganado todos los encuentros que ha disputado hasta ahora y es el claro favorito del grupo B, en el que estamos encuadrados, para pasar a la fase final. Es un equipo muy completo con muy buenos jugadores y que saben jugar a esto del hockey.

Eso sí, mientras que Iñaki Arroyo se ha pasado todo el partido dando indicaciones a los nuestros, Julio Pérez casi no abría la boca, por no decir que Iruña casi tenía más cuerpo técnico que jugadores en el banquillo. No es cuestión de preparación o formación, es cosa de echarle ganas.

Yo por mi parte me quedo con las ganas que tiene este equipo de poder competir bien, es cierto que la suerte no está de nuestro de lado en la puntería, pero solo es cuestión de echar un poco de más de leña al fuego, los partidos no solo se rigen por el resultado. Además, me gustaría añadir el buen trabajo que se está haciendo en cuento a las “faltas de equipo”, en el partido en Neguri sobrepasamos las 10 faltas, hoy en toda la primera parte solo hemos hecho una, y en la segunda parte no hemos pasado de la séptima.

Recordamos desde aquí que mañana domingo 11 juegan varias de nuestras jugadoras en el Denok Bat a las 12:00 en la Rochapea contra este equipo correspondiente a la segunda jornada de la Liga Norte femenina.

El próximo sábado 17 jugaremos la última jornada de esta primera vuelta en San Sebastián contra el Mundaiz a las 18:00.

Un digno combate

Esta mañana ha tenido lugar nuestro primer encuentro con otro de los equipos de Pamplona. Visitábamos Oberena con todas las ganas del mundo de plantarles cara y demostrar de que pasta estamos hechos, y así lo hicimos durante todo el partido, pero el resultado reflejaba otra realidad. El encuentro finalizó con un 9 a 3 a favor de los locales.

Después del encuentro de la semana pasada en Barañáin contra el Santutxu bilbaíno que perdimos después de hacer un gran partido por un 3 a 4, esta jornada nos tocaba jugar contra el Oberena. El partido estaba pensado para jugarse durante el fin de semana, pero sabiendo que había un ‘puente’ festivo, el encuentro se ha jugado esta mañana.

El árbitro Iñigo Maestro dio comienzo a uno de los ‘derbis’ pamploneses, el partido estaba cargado de mucha tensión por parte de ambos clubes, pero tensión de la buena, tal y como un ‘derbi’ debe ser. Muchos de los jugadores de Lagunak habían jugado anteriormente con los de Oberena en el mismo equipo y casi todos llevan varios años jugando en los diferentes clubes de Navarra, por lo que ha sido un gran partido.

Oberena y Lagunak combatieron de principio a fin, una auténtica lucha de titanes. Los locales atacaban bien mientras que los nuestros se defendían correctamente, pero una serie de despistes defensivos acabaron con la igualdad en el marcador. Al final de la primera parte había un marcador de 5 a 1 después de los goles de Oberena de: Jon Pinillos, Mikel Gradín y los 3 goles de Javier Elso, uno de ellos de falta directa después de una tarjeta azul a Pablo Idoate; y el gol de los visitantes de nuestro capitán, Lucas Jauregui de penalti.

Los últimos minutos resumen bastante bien la primera parte, Lagunak tenía ocasiones, pero no las materializaba, mientras que Oberena se aprovechaba de algunos de nuestros despistes defensivos.

Tras la charla de Jordi Gómez en el vestuario, los nuestros salieron enchufados al partido, pero en apenas 2 minutos Xabier Otondo y Iosu Arroz marcaron por parte de los locales. Hacia la mitad de este segundo tiempo, el partido se volvió loco, de una ida y vuelta continua. En una de esas jugadas Pablo Idoate marcó el segundo tanto para los nuestros y Josu Sarriguren marcó el tercero, pero viendo la cantidad de oportunidades que Lagunak estaba teniendo y el hambre de nuestros delanteros, Oberena se lanzó al ataque y Javier Elso y Xabier Otondo volvieron a marcar. Lagunak no bajó los brazos y siguió intentándolo, pero la suerte no nos acompañó.

Yo me quedo con las ganas que tiene este equipo de seguir peleándolo todo a pesar de que el partido ya está perdido, ese dar la cara en las malas es algo que se debe apreciar. Las cosas solo pueden ir a mejor, hay mucho margen de mejora y queda mucha temporada por delante.